jueves, 15 de diciembre de 2011

3 años sin Luciano Arruga


Días atrás me quedaba claro que políticamente el Frente Para la Victoria y su representante en la provincia de buenos aires Daniel Scioli reconfirmaban su poder político acompañados de un fuerte respaldo de la sociedad; no soy parte de ese sector que los acompaña políticamente, pero eso no me ubica automáticamente del lado de  la derecha asesina, puedo entender los aspectos positivos de la gestión pero no me conformo.  Me considero una persona capaz de entender cuando una oposición comete el más descarado de los chantajes y cuando pretende construir y profundizar el trabajo en pos de una argentina realmente justa, soy quien desde la critica intenta construir y acompaño la lucha de aquellos que lloran y sufren el desinterés político que se lleva la vida de hombres y mujeres.
Todo  esto  fue lo que me llevo a pedir una entrevista con el gobernador, llevándole la crítica más justa de como funciona su policía bonaerense, aquella que defiende, sostiene y de vez en cuando castiga dependiendo a quien se haya dañado y el grado de repercusión que su accionar ocasionara, y pienso “cuanto hubiese ayudado a la causa de mi hermano una actitud similar a la  que tuvo con los policías que agredieron a la agrupación política La Cámpora el día de su asunción como gobernador”; por  un lado policías desplazados y por el otro libres y trabajando en funciones. Esto que comparo no quiere decir que no coincida con el castigo hacia estos policías violentos, solo que al hacerlo pienso “en el caso de mi hermano están libres y trabajando en funciones 8 policías que secuestraron porque no hay registros de detención; torturaron, porque así se atestigua en la causa y desaparecieron a un pibe pobre del barrio de lomas del mirador”.
Luciano y sus familiares fuimos  humillados, el caso fue invisibilizado por completo por el gobernador  mientras  respaldaba medidas represivas que agravaban más la situación de los pobres, aumentando los niveles de discriminación y criminalización, en el caso de mi hermano no hubo apoyo del aparato estatal y si lo hubo fue poco y fuera de tiempo.
Me genera una enorme tristeza como víctima de la violencia institucional, y con la total responsabilidad de hablar en nombre de otras víctimas, que sigan sin reconocerse políticamente las desapariciones o muertes  de seres humanos en democracia en manos de las diferentes fuerzas.
Mi hermano Luciano Arruga el 31 de enero del 2012 cumplirá 3 años de desaparecido y nunca hemos sido atendidos sus familiares por el gobernador de la provincia de buenos aires; según nos respondieron “no contaba con tiempo en su agenda”, ¿tendrá en estos 4 años algunos minutos para brindarnos?
El gobernador que dice ser del pueblo y defensor de los derechos humanos de los compañeros víctimas de la última dictadura no puede atender a un integrante del pueblo que le presenta el pedido más digno, solidaridad. Cuanto hubiese ayudado un gobernador que respondiera al llanto de una madre que decía que a su hijo lo había desaparecido la policía por decir no a robar para ellos; que lejos estoy de este señor que llega para la foto y siempre y cuando el caso este en el ojo de los flashes de los diferentes medios oficialistas u opositores. Que tristeza que las vidas valgan por lo que venden mediáticamente!!!
Luciano desde que desapareció aquel 31 de enero del 2009 nunca fue considerado como un ser humano, nunca quisieron visibilizar la problemática que escondía detrás el caso de este pibe de 16 años que sufrió la violencia física y psicológica por parte de miembros de una institución que les pertenece, y les obedece a ustedes, a cada uno de los poseedores de cargos de poder que debieron tener injerencia también en el caso y dar respuestas a una familia que todo lo que logro lo logro con la lucha en la calle y en compañía de aquellos que comprenden el sufrimiento de sus hermanos dentro de una sociedad todavía  injusta.
El 31 de enero del 2012, como dije antes, se cumplirán 3 años de la desaparición de mi hermano y en esta nueva etapa política solo escuche la voz de una mujer mencionando los nombres de Luciano Arruga, Marita Veron y todas las víctimas de la violencia institucional; la señorita Victoria Donda, el día de su asunción fue quien recordó a estas  personas que son ejemplo de tristes problemáticas que nos toca vivir  en nuestra argentina, el “gatillo fácil” y la “trata de mujeres”, lastimoso es que solo se haya tenido en cuenta como fue vestida y aspectos de su vida personal que a nadie debería importar.
El pedido de justicia sigue más fuerte que nunca, ojala pueda ser escuchado por quienes hasta ahora no han tenido interés en atender uno de los casos más graves de la provincia de buenos aires “la desaparición de un joven de 16 años llamado Luciano Arruga”.

Aparición ya de Julio Lopez, Luciano Arruga 
y todos los desaparecidos en democracia!

Vanesa Orieta, hermana de Luciano.



No hay comentarios: