sábado, 28 de abril de 2012

Como destruir un país en 62 años

Peronistas, radicales, militares, no importa quienes o de quien es la culpa. Realmente me conmocionó ver que una ciudad como Buenos Aires, la cual en la década de los años 50 era tomada como modelo de la ciudad perfecta, esté tan destruida comparada a sus años dorados. Aunque no se entienda una palabra de inglés, se puede apreciar la limpieza, cuidado y elegancia que había en mi Buenos Aires querido. Si se entiende lo que se explica se puede sentir orgullo de que, aunque parezca imposible, en algún momento se nos tomo como ejemplo de sociedad y pulcritud. Tan distante de esta urbe “sucia”, desprolija y caótica en que se ha transformado la capital de la Argentina. Me duele ver como un pueblo puede cambiar tanto en tan poco tiempo.

No hay comentarios: