viernes, 5 de febrero de 2010

Invisible

No estoy hablando de la película Den Osynlige (2002), o de su versión yankee The Invisible (2007), donde un adolescente, aparentemente muerto, se contacta con uno de sus agresores para que ayude a la policía a encontrar su “cadáver” ya que él es invisible para todos los demás. Tampoco hablo de la película Hollow Man (2000) con Kevin Bacon como el hombre invisible.
Mucho menos hablo del libro The Invisible Man (1897), escrita por Herbert George Wells, más conocido como H. G. Wells. Este autor, famoso por sus novelas de ciencia ficción y considerado, junto a Julio Verne, uno de los precursores de este género, logró incomodar a la sociedad con sus primeras novelas, que lo han convertido en uno de los más grandes escritores de ciencia ficción.
Para citar algunas de sus obras puedo hablar de La máquina del tiempo (1895), donde abordó el tema de la lucha de clases; La isla del doctor Moreau (1896) o El hombre invisible (llevada al cine por primera vez en 1933), donde manifiesta los límites éticos de la ciencia y la obligación del científico de actuar de forma ética más allá del poder que le otorgan sus descubrimientos; o de la emblemática, y conflictiva La guerra de los mundos (1898), adaptada por Orson Welles en 1938 para crear una especia de novela radiofónica que en su momento creó gran alarma social, en la cual crítica los usos y costumbres de la época victoriana y las prácticas imperialistas británicas.
Podría seguir mencionando varias obras más que tratan sobre ser invisible, lo que nos permite crear un camouflage perfecto, lo cual siempre nos ha maravillado al observar como permite a los animales, y las plantas, que permanezcan imperceptible al medio ambiente circundante a través de una artimaña.
Basados en estos conceptos ha surgido una nueva ola de artistas, que se valen de técnicas especiales de pintura y fotografías, la cual permite camuflar a una serie de personas ocultándose, o mezclándose, con su entorno. Esto se logra sin la ayuda de Photoshop, sino con una depurada técnica artística y fotográfica, que permite al artista camuflar al modelo gracias a un traje diseñado especialmente.
Entre estos artistas destaco la creativa y particular obra de Liu Bolin y Desiree Palmen.

Liu Bolin

Liu Bolin es un artista chino que basa su obra en la protesta a las acciones del gobierno chino, el cual cerró su estudio en 2005. El trabajo de cada una de sus fotografías puede llegar a demorar hasta diez horas, y muchas veces los peatones no se dan cuenta de lo que está “oculto” en la escena.


Desiree Palmen

Desiree Palmen es una talentosa artista neerlandés que también utiliza la fotografía para producir su arte del camuflaje. Ella prepara meticulosamente las pinturas a mano, sobre trajes de algodón, igualando el camuflaje con el segundo plano.

No hay comentarios: