lunes, 16 de enero de 2012

Así vale la pena contagiarse

Sócrates (s. VI a. C.) dijo “La alegría del alma forma los bellos días de la vida” y Aristóteles (s. IV a. C.) describía a la risa como "un ejercicio corporal valioso para la salud". También el rey Salomón (s. X a. C.) dijo en uno de sus proverbios "Un corazón alegre nos hace tanto bien como una medicina, mientras un espíritu quebrantado nos seca hasta los huesos".
Sea como sea está comprobado que la risa, o la alegría, aumenta nuestra resistencia física y actúa como un inhibidor natural del dolor. Inclusive la medicina psicosomática se ha cansado de probar que nuestro estómago, hígado, corazón y todos los órganos funcionan mejor cuando nos sentimos felices.
Con ésta premisa los creadores de la iniciativa Hauptstadt lacht (en traducción libre, o via Google Translator, La capital se ríe) han propuesto mezclarse, en espacios públicos, a los ciudadanos de Berlín para regalarles una suerte de terapia espontánea de la risa, en cualquier momento y en cualquier lugar.
Con más de un millón y medio de clics, este vídeo muestra cómo la risa se contagia entre quienes viajan en un vagón del U-Ban, transporte subterráneo de la capital germana.
Te apuesto que vos también terminarás de ver el video a las carcajadas.
Parafraseando a una publicidad de tarjeta de crédito, la alegría no tiene precio!


Vía: Hauptstadt lacht

1 comentario:

RAUL BULACIO dijo...

He comprobado que la risa realmente estimula al cuerpo a sentirse bien por eso todas las noches miro pavadas que me hagan reír, nada en especial y de acuerdo a como este ese día.