lunes, 22 de abril de 2013

Y Pajarito voló hacia el cielo



Alberto Ramón García, fue una de las figuras más importantes en el génesis del rock en la Argentina. No obstante si se le pregunta a cualquiera con más de 40 años quien era el cantante de rock Alberto, seguramente mencionará al flaco Spinetta; y si se menciona el apellido García probablemente dirá Charly. Sin embargo si se dice Pajarito Zaguri todos dirán, “…ah, el autor de Rebelde…”.
Pajarito, guitarrista y cantante, formó junto a Moris el recordado grupo Los Beatniks, quienes, junto a Los Náufragos y La Barra de Chocolate – bandas de la que también formó parte – fueron la prehistoria del rock vernáculo.
Fue habitué de las míticas La Cueva y La Perla del Once, pero también tocó en el reducto porteño del arte, en la calle Florida entre Marcelo T. de Alvear y Paraguay, conocido como Instituto Di Tella. A la par no pueden quedar afuera los legendarios recitales en Plaza Francia, lugar de encuentro de la juventud de aquellos años, algunos de los cuales pude ver a pesar de ser muy chico.
A continuación, mi humilde homenaje recordando a este prócer del rock nacional quien, a los 71 años, nos ha dejado para irse de gira después de una larga lucha contra el cáncer.


En 1966 Los Beatniks salieron a promocionar sobre un camión, por las calles de Buenos Aires, su primer y único disco single "Rebelde". Después de 40 años fue "descubierta" ésta rara filmación.
La banda estaba formada por Mauricio "Moris" Birabent en guitarra y voz, Pajarito Zaguri en pandereta y voz, el baterista Alberto Fernández Martín y el bajista Antonio Pérez Estévez.

Teníamos otro grupo llamado Los Dorseros.
Hacíamos los mismos temas que Los Beatniks pero cuando ya estábamos de vuelta, "al dorso". Éramos Rocky Rodríguez, Javier Martínez, Moris y yo…
Más adelante, cuando ya estábamos disueltos, nos volvíamos a juntar. Cuando salió Seru Giran nos llamábamos Será Gilún. Cuando salió Soda Stereo éramos Vino Monoaural. Y en la época de los Redonditos de Ricota éramos los Cuadraditos de Muzzarella. ¡Ja!
Y sí, nos juntábamos de tanto en tanto.
Lo hacíamos para divertirnos.
Eramos Los Dorseros.

No hay comentarios: