martes, 29 de marzo de 2011

¿Zapatero a su que?

Photoshop, Illustrator, Flash, son algunos de los programas que permiten realizar tareas ajenas a su función principal. ¿Es útil, por ejemplo, que un programa de retoque fotográfico realice 3D? Todo va a depender de nuestras necesidades.Hablar de Adobe Photoshop, es hablar del programa de retoque fotográfico por excelencia. Sus características profesionales en el manejo de perfiles de impresión hacen que… ¡Paren! ¡Paren! ¡Paren las rotativas!
Si bien es una realidad absoluta que Photoshop es un programa de tratamiento fotográfico, no es lo único que hace.
Actualmente, además de permitir trabajar vectores como viene haciendo desde hace varias versiones anteriores, nos brinda la posibilidad de trabajar video e imágenes 3D. Pero no solo como una posibilidad de simple apertura, sino como un mini editor de video y 3D.


Mas allá de Photoshop, existen muchos programas que poseen la particularidad de trabajar con elementos “ajenos” a los que motivaron su creación, como en el caso de Photoshop, la edición fotográfica.
Fíjense por ejemplo, y por citar algún software foráneo al mundo del diseño que permite trabajar con distintos menesteres, el Microsoft Word. El mismo, permite crear páginas Web. Obviamente que ésta página no será como un sitio creado con Adobe Dreamweaver, pero que lo hace, lo hace.
Con el lanzamiento del Creative Suite 4, me vi obligado a adentrarme en un mundo al que le estaba escapando hace varios años: el mundo de la ilustración 3D.
No porque no me interesase el 3D, sino porque trabajar con él, implica trabajar con una maraña de ventanas y menús, totalmente distintos a los que estoy acostumbrado.
Mi gran asombro, y porque no alegría, al ver como se incorporaba el 3D en el Photoshop Extended CS3, fue grande pero duro poco, ya que con la llegada del CS4, se reavivo el motivo por el cual le escapaba a los programas 3D.
Es que en el Photoshop Extended CS3, la incorporación 3D se vio acompañada de unas pocas herramientas en la barra de Opciones, mientras que en el CS4, esas intuitivas herramientas dieron paso a ventanas con gran cantidad de comandos propios de los programas de tres dimensiones.
Cosa similar podría contar sobre las animaciones. Con la desaparición del ImageReady, Photoshop permitió crear directamente en él, animaciones cuadro a cuadro. Eso sin contar la incorporación de Adobe Fireworks, programa ideal, entre otras cosas, para las animaciones Gif.
Sin embargo, la simple e intuitiva ventanita que, en Photoshop, permitía agregar un cuadro al lado del otro, le dejó el lugar a una línea de tiempo llena de opciones de ediciones Keyframe, con características similares al Adobe Premier o al Adobe After Effects.


Nobleza obliga, la ventanita de los cuadro a cuadro no desapareció, pero ¿Quién preferiría trabajar con algo tan arcaico, teniendo la posibilidad de animar máscaras, efectos y hasta agregar sonido? Yo.
Pero como mencione al principio, no solo Photoshop es un programa todo terreno. Su hermano mayor - fue creado un tiempo antes que Photoshop -, Adobe Illustrator, también posee motores internos “intrusos” a las imágenes vectoriales. Bueno, en realidad no tanto, ya que la edición de animaciones Flash o los elementos 3D también trabajan con vectores.
Pero, ¿Cómo es posible que un simple programa de creación de logotipos e ilustraciones termine editando archivos de animación y 3D?
Esta bien que las animaciones no se hacen directamente en Illustrator pero si se exportan como tal. Pero el 3D si.
Si bien es verdad que el manejo de 3D es muy diferente al renderizado tradicional de los programas 3D, inclusive al propio Photoshop, la forma de trabajar se debe a la decisión comercial de descontinuar el Adobe Dimensions 3.0, programa 3D que Adobe dejo de fabricar allá por el año 2005, e incorporar su motor al Illustrator.


No se si será verdad que el que mucho abarca poco aprieta - eso opinaba yo de programas como el Corel Draw -, pero si creo que si bien es muy importante estar actualizado en las nuevas tendencias del mercado, no solo en lo referente al diseño mundial de nuestra parte, sino a las nuevas tecnologías aplicadas al diseño por parte de los desarrolladores de software, no me parece correcto que programas específicos comiencen a incorporar tecnologías, ajenas a su concepción primaria, por el simple hecho comercial de abarcar mayores segmentos del mercado.
Si analizo puntualmente las últimas novedades relacionadas con el retoque fotográfico incorporadas a Photoshop en sus ultimas versiones, son muy pocas.
Tengo miedo que ocurra como ocurrió con varios excelentes  programas que comenzaron a mutar hacia distintos segmentos, ajenos a sus funciones primordiales, y terminaron victimas de un gran ostracismo.
Siempre fui un fervoroso seguidor del dicho “Zapatero a su zapato”, y ahora me encuentro ante la disyuntiva de si debo aprender o no el manejo de herramientas 3D y de video, cuando solo quiero poder enseñarles, a mis alumnos, a retocar imágenes con Photoshop.
No se. Seguramente pienso así porque me estoy poniendo viejo.

Publicado originalmente: Revista Digital Design nº 02 (Red Users)

2 comentarios:

Renzo Avalos dijo...

Por momentos en las largas jornadas de trabajo, a veces lo único que quiero es cerrar photoshop, y es que
siento que con cada nueva versión deja de ser menos y menos intuitivo!!!

Marcelo Monzón dijo...

En realidad está cada vez más intuitivo.
El tema es que no se porque, y realmente no lo sé y la verdad es que no tiene sentido, es que de versión a versión deciden modificar cosas de lugar, quitar comandos y utilidades para dar paso a cosas nuevas que nosotros, viejos usuarios, no le encontramos sentido.
Fue así que desapareció la opción de “trozar” una imagen para poder retocarla en paneles para optimizar rendimientos en imágenes muy pesadas.
También desapareció la opción Variaciones.
Pero el cambio que más me desconcertó fue el del gotero.
Por casi 20 años estuvo en un lugar, en la parte inferior de la ventana de herramientas, y de un día para el otro decidieron “subirlo”.
A casi un año del lanzamiento del CS5, aun voy a buscar el gotero en la parte inferior.
Es que no es fácil después de mas de 20 años utilizando el programa perder viejos hábitos.