viernes, 5 de septiembre de 2008

El arte de la irrelevancia

Si bien acostumbro publicar algunos comentarios personales en este blog, los mismos están directa o indirectamente relacionados con Photoshop. Sin embargo éste post nada tiene que ver con el programa de Adobe, aunque de formas intrínsecas se podría decir que está relacionado de alguna manera con el manipulador de píxeles.
Hace una semana atrás se anunció en éstas páginas (¿?), la presentación del primer libro de un amigo de la casa, el ilustrador Rodolfo Fucile.
Como corresponde, en el día de ayer me dirigí hacia dicha vernissage (si bien no era una exposición de cuadros, el lanzamiento de la publicación de sus ilustraciones amerita llamarla así) donde, después de sentirme un gran fósil desubicado (debido al gran afluente de jovencísimos fanáticos en busca de su Fanzine preferido), se pudo ver la presentación oficial del libro Artistas Irrelevantes.
Éste libro, publicado por Ediciones Del Antiguo con 96 páginas, encuadernadas en lomo cuadrado, de altísimo nivel gráfico, es un canto al humor irreverente y sumamente inteligente.
Mas allá de que Fucile sea un excelente ilustrador, con trabajos publicados en afamadas revistas como por ejemplo Revista Ñ (Clarín), Perfil, Cinemanía, Brando, por nombrar algunas, y dejando de lado las piezas gráficas propiamente dichas, el texto nos trae una extensa galería de excéntricos personajes, los cuales más de un artista, gráfico, músico, ilustrativo, o simplemente artista a secas, podrá reconocer alguna que otra mañana al mirarse al espejo.
Como nos cuenta Quique Alcatena (gran dibujante si los hay) desde la contratapa del libro, “…Puede parecer que Fucile se mofa de las absurdas pretensiones de estos artistas baladíes, pero secretamente “les hace el aguante”, y por eso los rescata del olvido…”.

Pero volviendo al marco personal de este post, y a la reunión en el Centro Cultural Plaza Defensa en el día de la historieta, continuo con mi relato.
Después de esperar que el señor Fucile terminase de brindar un reportaje para un medio chileno, tuve la oportunidad de conocerlo personalmente. Si, ya se que unas líneas arriba dije que era un amigo de la casa, pero personalmente lo conocí en el día de ayer.
Y tal vez sea éste el principal motivo de este post “personal”. Pongo personal entre comillas porque si bien lo que continuará será un comentario netamente personal, el material publicado en Artistas Irrelevantes es de gran interés general. O por lo menos de gran divertimiento general.
Luego de entregarme un CD con material para mi futura nota sobre pre impresión en la revista Sacapuntas (publicada por la Asociación de Dibujantes de Argentina y de la cual Rodolfo Fucile es su director editorial junto a Lucas Nine) y de escribirme una muy cálida dedicatoria, y de intercambiar una promesa de un futuro café, ya que era imposible conversar debido al asedio de sus fans, rumbe hacia mi morada. Dentro del taxi me puse a hojear el libro, a modo de tentempié, a la espera de una más profunda lectura, la cual realicé en el calor de mi hogar.

Volviendo al taxi y a las callecitas de Buenos Aires, descubro que en la página 4, bajo el título de Advertencias y agradecimientos, esta publicado mi nombre seguido de la mención de Photomagazine.
Aquellos que me conocen íntimamente saben de mi tibieza emotiva, por ser generoso. La cuestión es que al ver mi nombre publicado en esos agradecimientos, me embargó una gran emoción que desembocó en la eliminación de una gran secreción de las glándulas lagrimales, conocidas como lágrimas.
Debido a las mismas, lágrimas y emociones, quisiera hacer público mi agradecimiento ante tan desinteresada mención y desearle a éste Relevante Artista, el mayor de los éxitos en ésta primer aventura “librística” junto al deseo de que sea la originaria de una gran serie de futuras publicaciones.

No hay comentarios: