sábado, 7 de diciembre de 2013

La práctica hace al maestro

¿Pintura o fotografía? La imagen de la izquierda es una fotografía de Morgan Freeman realizada por Scott Gries, posando en el backstage durante el concierto del Día de Mandela en el Radio City Music Hall en julio 18 de 2009 en la ciudad de Nueva York. La imagen de la derecha es una increíblemente pintura realista realizada, a dedo en un iPad, por el artista británico Kyle Lambert.

Ayer le decía esto mismo a mi hija de 7 años. Y aquí voy a exponer un ejemplo indiscutible.
Con 285 mil trazos hechos con los dedos, y más de 200 horas de producción, el artista británico Kyle Lambert, logró retratar a Morgan Freeman a nivel fotográfico, utilizando un iPad como lienzo y la aplicación Procreate como sus tintas.
Según sus propias palabras, “El retrato más realista logrado con los dedos”. Por lo menos así anuncia, en su página web, el video en el que muestra cómo logró pintar, con extraordinaria precisión, al famosísimo actor de Hollywood.
El siguiente video time-lapse, de menos de cuatro minutos y con más de 5 millones de visitas en sus primeros dos días en YouTube, resume el paso a paso de la técnica de Lambert, utilizando la aplicación artística, Procreate, la cual, en sus propias palabras, “…además de permitir modificar los pinceles a un tamaño de pocos píxeles, y realizar un generoso zoom, - lo más parecido a Photoshop-, también permite captura automáticamente cada trazo realizado para luego exportarlo y editarlo como video".


¿Pero por qué el título de este post? Porque si bien Kyle Lambert ya era reconocido mundialmente por hacer ilustraciones en su iPad emulando retratos fotográficos, esas imágenes no tienen la calidad que posee la imagen de Freeman.
A continuación un poco de sus trabajos para ejemplificar mi argumento.


El retrato de Beyonce fue creado por Lambert en 2010 y rápidamente se extendió por Internet como ejemplo de su talento con la pintura de dedo en el iPad. A la derecha se puede observar la imagen de Rhianna, realizada, un par de años después, utilizando la aplicación Procreate.

Algunos ejemplos del trabajo de Kyle Lambert utilizando la aplicación Brushes para iPad: David Beckham y Jennifer Anniston retratados a principios de 2011.
Inspirado por el arte del legendario artista británico David Hockney, quien a sus más de 70 años cambió los pinceles y lienzos por sus dedos y un iPad, inmediatamente al lanzamiento del primer iPad, Lambert comenzó a utilizar este periférico como medio artístico, logrando inmediatamente un gran reconocimiento gracias a su recreación del póster de Toy Story 3.
Tan grande fue el impacto de la ilustración, que en la propia Apple – empresa creadora del iPad - quedaron tan impresionados con el resultado que lo invitaron a dar un discurso en la Conferencia Macworld de San Francisco, a tan sólo días de publicada su imagen.
Originalmente Lambert utilizaba un software llamado Brushes, pero después decidió cambiarlo por el que utiliza actualmente, Procreate.





El extraordinario nivel de detalle de la obra, como se puede apreciar en las imágenes anteriores, ha llevado a una cierta duda si realmente la pintura ha sido realizada a dedo.
Los críticos han señalado que este tipo de aplicaciones permiten al usuario añadir fácilmente imágenes o fotos a las pinturas realizadas.
Por mi experiencia como ilustrador, y usuario de Photoshop, considero que es perfectamente posible realizar algo de estas características, mas aun con la cantidad de horas utilizadas para este retrato. Sin embargo no puedo asegurar que no sea trucha.
He realizado una superposición de la foto con la ilustración y no hay un solo pelo fuera de lugar entre ambas. Es raro.
Sin embargo he visto ilustraciones hiperrealistas realizadas en aerógrafo, y cuando no existía la computadora, que me hace dudar sobre la autenticidad o no de la obra.
Si bien puede hacer un poco de ruido la falta de correspondencia entre algunos trabajos de “dudosa” calidad y sus obras de un realismo sorprendente, muchísimos artistas pueden debatir horas sobre este tipo de incongruencias pictóricas.
¿Vos que opinas?

Fuente: Kyle Lambert

3 comentarios:

ivan gomez dijo...

Vi la superposición de las imágenes y parecen coincidir original y pintura. Sin embargo, no creo que sea engaño; Russell Brown, director creativo de Adobe, diseño una extensión para Photoshop llamada Painting Assistant que permite crear un efecto de pintura con base en una imagen real. De cierta manera lo que hace el plugin es clonar colores de la imagen real utilizando pinceles artisticos. No tengo la aplicación Procreate pero imagino que funciona de manera similar al plugin de Photoshop. Aún cuando la ilustración se haya realizado de esta manera, es admirable.

Marcelo Monzón dijo...

Hola Iván

Conozco bien el script del Dr. Brown, aunque en lo particular prefiero el script Watercolour Assistant. Si bien es una versión mejorada del que mencionas, creo que su resultado es muy diferente.
De cualquier forma, la idea de usar programas como Procreate, Brushes, etc., no tiene nada que ver con la idea de que el programa haga el trabajo, sino que están más vinculados a programas como el SAI o el Painter, donde si bien, como en este último, podes usar una foto para modificarla pictóricamente, la intención es pintar desde cero.
De hecho si usas cualquiera de los script mencionados y lo comparas con la imagen original, se notarán muchas diferencias, principalmente en las fusiones de los trazos.
En este caso no hay un solo pelo distinto. Están “calcados” uno por uno.
Como digo en el post, he tenido oportunidad de trabajar con artistas hiperrealistas que hacían eso y en aquella época no existía la computadora aun. Recuerdo un caso de una ilustración que tuvimos que hacer en 1982, donde el ilustrador tenía que reproducir unas cartas de poker. La trama trasera de la baraja estaba milimétricamente calcada de la carta original. Impresionante!
He realizado yo mismo la prueba en Photoshop, no como el video francés que dice que es un fraude donde se utiliza After Effect para demostrar la diferencia, y he utilizado la imagen original de Scott Gries sobreponiéndola con la ilustración, y, utilizando el modo de fusión Diferencia, el resultado fue una imagen completamente negra (en realidad había algunas diferencias tonales pero no de contenido) lo que demuestra que realmente no hay ni un solo píxel diferente entre ambas imágenes. Es raro. Pero mas allá de eso, el proceso que se ve en el video, hasta llegar a una imagen casi hiperrealista está hecho de forma “pictórica”, lo cual, de por si, ya vale toda mi admiración.

Anónimo dijo...

Sos un pelotudo, Marcelo.