lunes, 19 de septiembre de 2011

El once


Antes de comenzar, quisiera aclarar que los dos siguientes párrafos en realidad nada tienen que ver con el tema que pretendo contar, el cual trata sobre la numerología y algunos acontecimientos interesantes que ocurren en este año.
Pero gracias al titulo que publiqué, surgió la oportunidad para comentar una anécdota que hace mucho tiempo quiero comentar.

Cuando era adolescente unos amigos de nacionalidad chilena me invitaron a tomar el once. Según me dijeron en ese momento, así es como se dice en Chile a tomar la merienda. Les pregunte porque once y no supieron decírmelo. Me puse averiguar y según pude recabar en aquel entonces, se debía a que en la época colonial, y posteriormente también, cuando los hombres querían tomarse unos tragos con sus amigos, le decían "vamos a tomar once". Lo que en verdad estaban diciendo es que se iban a tomar unos tragos de aguardiente con sus amigos. "Aguardiente" tiene once letras.

Sin embargo también existen otras versiones que tienen que ver con la colonización inglesa. Como en muchos países de América, las grandes empresas pertenecían a los ingleses. Al parecer los obreros que trabajaban en esas empresas se levantaban a las 6:00 a.m para ir a su empleo y trabajaban intensamente hasta muy tarde. La única pausa que hacían para ingerir algún alimento era a las 5:00 p.m., debido a esa costumbre inglesa –recordemos que los puestos jerárquicos eran de esa nacionalidad- de tomar el té a esa hora. Como para entonces los obreros hacía ya once horas que estaban en pie y esperaban ese momento ansiosamente, comenzaron a llamarle "la once" a esa especie de merienda.
También en el siglo XIX existía una costumbre en la zona norte de Inglaterra, inclusive aun hoy se mantiene esta costumbre en algunas zonas rurales de EE.UU., la cual era conocida como "elevenses". La misma se trataba de una merienda entre desayuno y almuerzo, muy similar a la merienda "high tea", con la salvedad de que, debido a la gran cantidad de horas trabajando, ya que generalmente el horario laboral comenzaba  a eso de las 4 a.m., se consumía alrededor de las 11 a.m.
De ahí que se las llamase  "elevenses" u "onces".
Actualmente los horarios laborales son de 8 a.m. a 5 p.m. por lo cual no tiene mucho sentido una interrupción a las 11 a.m.

Hecha esta largísima introducción vamos al tema que quería comentarles.
Este año existen cuatro fechas muy inusuales:

1/1/11, 1/11/11, 11/1/11, 11/11/11

De forma extraña y sistemática, los años terminados en 1, han sido muy significativos en mi vida. En 1981 tuve mi primera desilusión amorosa fuerte. Tal vez fue fuerte por ser la primera. En 1991 también tuve un tema amoroso muy marcante, aunque esta vez las consecuencias si serian muy significativas, incluyendo la decisión de volverme a mi país varios meses después. En 2001 conocí a la madre de mis hijos. Ahora que me doy cuenta... siempre estuvieron regidos por situaciones amorosas. =D
En lo particular, este año no ha sido uno de los mejores de mi vida, tanto en temas personales, amorosos así como también en lo laboral. Lo mas llamativo del tema, continuando con mi situación personal, es que según la astrológica, la misma debería haber sido completamente distinta a lo que ha sido hasta ahora, ya que el número 111 es uno de los números del Sol, junto con el 6, y según mi signo, el mismo está regido por el astro rey.
Sin embargo si hago algo de matemática puedo encontrar una explicación aunque la misma sea un poco drástica. Es que de acuerdo a la astrología, el Sol consta de 6 divisiones y la suma de cada una de estas columnas da 111. Por lo tanto si multiplicamos 111 x 6 obtendremos el número 666.
No se si está bien o mal lo que estoy haciendo, pero dicen que los números no mienten, y de ser así, con tantos números 1 rodeándome es lógico, y mas allá del diabólico número al que llegué, que este año tenga muchas idas y venidas.
La verdad que no se si realmente el 2011 es un año mágico, o Año del dinero (moneybags) como dicen por ahí, debido a que es un año donde ocurren muchas variables matemáticas. Por ejemplo en Octubre habrá 5 domingos, 5 lunes y 5 sábados, lo cual dicen ocurre una vez cada 823 años.
Lo que si es verdad es que el universo es matemático. Y si jugamos un poco con las matemáticas podremos constatar algo muy llamativo aunque se podría decir que bastante inútil.
Si agarramos los últimos 2 dígitos del año en que nacimos y la sumamos a la edad que tenemos, o tendremos, este año de 2011, la suma siempre dará 111 para todos!
Por ejemplo en mi caso particular nací en 1965 y ya cumplí 46 años. Por lo tanto: 65 + 46 = 111

Ah! Me olvidaba de aclarar que esto solo funciona con los nacidos hasta 1999. De ahí en delante ya no funciona mas.

La explicación a este “fenómeno” no es ningún misterio, sino que responde a la exactitud sorprendente de los cálculos matemáticos. Veamos:

De 1900 a 2000 tenemos un total de 100 años. Si realizamos la siguiente ecuación: x+y=100, cualquier número atribuido a "x" o a "y" resultará que el otro ( x ó y ) será exactamente la diferencia de uno de ellos para 100.

Por ejemplo 1922 (final 22 para x) => 22+y=100 => y=100-22 => y= 78

Si la persona nació en 1922 la misma tendrá 78 años, por lo cual si sumamos los dos últimos dígitos del año de su nacimiento (22) con su edad en 2000 (78) la suma será exactamente 100.
Ahora veamos esto en relación al número “mágico” del 2011.
Si alguien nació en 1959 y completa, en 2011, 52 años de edad tendremos la siguiente ecuación matemática:

59 (de 1959) mas 52 (años completados en 2011, sin importar el mes) tendremos el siguiente resultado: 59+52= 111

Como dije, matemática pura… Nada de magia o algo sobrenatural, solo matemática!
Sin embargo, como decía mi abuela, no creo en brujas, pero que las hay, las hay.

No hay comentarios: